Año nuevo, puesto nuevo, y ¿tu energía para transformar la organización donde trabajas?

Hace unos días platicaba con un amigo de los avances de la startup donde trabaja. Para mi sorpresa, me comentó que había contratado una empresa para atraer talento pero lo que capturó mi atención fue cuando mencionó que justamente los consultores de capital humano no asesoraban en lo que es precisamente más valioso para un empresario para evitar el costo del fracaso (gastos de reclutamiento, paquetes de compensación, bonos, perdida de productividad, etc).

Entre los aspectos relevantes que él observaba compartía: cómo formar el equipo correcto para los retos actuales por asumir; cómo y qué no se puede olvidar al despedir a un empleado; prioridades al institucionalizar políticas; cómo organizar de la mejor manera los equipos para potencializar su desarrollo y superar resultados / expectativas del año (la estructura organizacional); entre otros.

Por lo que en esta reflexión, me quiero enfocar a 1 de ellos, en los básicos que todo líder debe saber para sobresalir en la transición en su nuevo rol, sobretodo si es su interés realizar contribuciones significativas:

  • Evalúa la situación actual de tu puesto y conoce a tu equipo (colegas, subordinados, jefe, etc.). Pedir orientación no es un signo de debilidad, el cambio en un rol es más que una lista de actividades por hacer. No omitas tus habilidades interpersonales.

  • Busca establecer una dirección clara y coherente haciendo coincidir lo que se dice con lo que se hace.

  • Analiza la cultura organizacional y los patrones de trabajo antes de empezar a hacer cambios, buscando comprender cómo se hace el trabajo y abriendo líneas de comunicación.

  • Evita depender constantemente de lo que funcionó en el pasado.

  • Hablar en exceso de tu empresa anterior sólo provocará preguntas del por qué no te quedaste allá.

  • Nunca olvides desarrollar nuevas habilidades de liderazgo.

 ¿Qué plan de trabajo te sugiero?

  1. Reflexiona la necesidad real.

    Distraerte con ocupaciones no prioritarias te hace perder pistas clave. Recuerda aprender, conectar y comunicar.

  2. Plantearte tu perspectiva (establece metas)

    ¿Cómo medirás el éxito de tu rol? ¿Qué quieres cambiar / qué quieres conservar?

    ¿Qué es importante para los demás?

    ¿Qué esperas que se diga sobre tu rol después de los primeros 3 meses, al año, etc?

  3. Construye tu red de mentores.

    La buena noticia de pedir retroalimentación es que no solamente puede / debe ser de tu jefe. Puedes elegir a un mentor no sólo por lo que te pueda enseñar sino por lo que tú también puedas compartirle, probablemente no estés familiarizado con un modelo de este tipo, pero no está en extinción. ¿Por qué torturarte buscando a alguien considerado una autoridad en su rama cuando pueden ser tus compañeros o colegas que te observan todos los días? Alguien con quien disfrutes pensar en el largo plazo, que te aconseje y te ayude a construir la confianza que requieres para alcanzar tus metas exitosamente, será un buen mentor para ti.

    Y sobretodo recuerda, ¿qué te inspira para hacer la diferencia? Logra de tus interacciones más allá de lo que realizas todos los días. #transformación

    Felices fiestas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s